31 May 2012

Grandes finales: Nadal - González (Beijing 08)


ARTÍCULOS

By  Mónica Escolar Rojo

Foto: Paul ZimmerRafael Nadal (ESP)

Una de las finales olímpicas más memorables que se recuerdan fue la que se vivió en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

El partido no partía como empresa fácil para ninguno de los contrincantes y fueron muchos los expertos que no se atrevieron a predecir el resultado final. Tanto el español Rafael Nadal, como el chileno Fernando González  estaban en plena forma, competían en una superficie dura, similar a la del Abierto de EE.UU., que supuestamente no beneficiaba su juego y perseguían un mismo sueño.  Nadal venía de ganar a Novak Djokovic en semifinales, y González de desbancar al norteamericano James Blake, el único de  los cuatro que finalmente se quedó sin medalla.

El santiaguino tenía una vasta experiencia en los Juegos Olímpicos pues había hecho doblete en Atenas 2004,  ganando  el bronce en individuales y el oro en dobles junto con su compatriota Nicolás Massú. Por su parte, Rafael Nadal venía con la moral altísima tras hacerse dueño de los “Grandes Europeos” en su campaña de verano,  Roland Garros y Wimbledon. Los jugadores se habían medido en el circuito en 6 ocasiones anteriores y en el frente a frente el resultado era una perfecta balanza.

La hora del juicio final

El partido se desarrolló con el calor y la humedad típicos del verano beijinés.  Fueron dos horas y 23 minutos que acabaron con un marcador favorable al español, 6-3  7-6 (2)  6-3, que se mostró intratable, a pesar del inconmensurable esfuerzo de su rival.

El comienzo destacó por el contraste en la actitud de los jugadores. Mientras González no parecía concentrarse, Nadal aprovechaba para romper su servicio en dos ocasiones haciéndose con el primer set.

El segundo acto comenzaba con un español mucho más confiado y un chileno que por fin se metía en su papel defensivo y mostraba su lado más crudo, el revés de derecha, con el que conseguía 6 puntos directos. El pulso mantenido brindó algunos de los mejores momentos del partido forzando un emocionante tie-break que caía nuevamente del lado ibérico.

Con este resultado desconcertante, el chileno tenía frente a sí una montaña demasiado abrupta, y en lo que preparaba el viaje, el español ya le había quebrado nuevamente el saque del tercer set que ya pintaba como definitivo. Con dos bolas de partido a su favor y los nervios a flor de piel, el mallorquín no ajustició a González con la inmediatez que se exigía a sí mismo, pero tampoco tuvo que esperar mucho para subirse al Olimpo y sentirse un dios griego.

"Para mí este fue un triunfo increíble, inimaginable, por eso estoy muy feliz, por todo lo que me ha pasado este año", dijo Nadal, poco antes de recibir la medalla de las manos del ya fallecido español Juan Antonio Samaranch, ex presidente del Comité Olímpico Internacional.

González no pudo más que reconocer la pasión con la que se entregó al juego y la valía de su rival."La mala suerte de tener en frente a un Rafael Nadal en un muy buen momento, pero dejé todo por el nombre de mi país".

El manacorí, por entonces número 2 del mundo, y el  santiaguino, en el 15 del ranking, consiguieron ascender en la clasificación hasta el top 1 y 11 respectivamente.

Un nuevo hito

En  el podio masculino de Beijing 2008 se pudo hablar español por tercera vez en la historia de los Juegos Olímpicos.

En Atenas, Nicolás Massú y Fernando González habían llevado el tenis chileno a lo más alto y, anteriormente, en México 68, los españoles Manolo Santana y Manuel Orantes habían hecho lo propio, aunque por entonces el tenis “solo” fuera un deporte de exhibición y demostración. La medalla de Rafael Nadal queda registrada como el primer oro español en tenis.



Photos

  • Rafael Nadal (ESP)Fernando Gonzalez (CHI)
  • Fernando Gonzalez (CHI), Rafael Nadal (ESP) y Novak Djokovic (SRB)Rafael Nadal (ESP)
  • Rafael Nadal (ESP)Fernando Gonzalez (CHI)

TWITTER

FACEBOOK

Últimas noticias