23 Jul 2012

Grandes finales: Massú-Fish (Atenas 2004)


ARTÍCULOS

By  Mónica Escolar Rojo

Foto: Siggi BucherMardy Fish (USA)

A Nicolás Massú, después de Atenas 2004 se le puede considerar el “hijo del viento” del tenis olímpico en Chile.

La  historia comenzó apenas un mes antes cuando el viñamarino recibió la invitación de la Federación Internacional de Tenis para viajar a Grecia. Diez partidos más tarde (cinco en individuales y cinco en dobles), y pocas horas después de ganar el oro en los dobles junto con su compatriota Fernando González en cinco sets frente a Nicolas Kiefer y Rainer Schuettler, Massú se enfrentaba al reto de su carrera: la final contra el norteamericano Mardy Fish.

El de Minnesota, hoy número 13 del mundo, por aquel entonces se sentaba en el 35 del ranking ATP. Massú, por su parte se situaba en el puesto 14. A pesar de la superioridad en la clasificación, el estadounidense era,  para muchos, favorito. "Voy a intentar hacerlo lo mejor posible. Sé que estoy en desventaja pero quiero ganar", comentó Massú horas previas a la final.  Los medios andinos eran muy cautelosos a la hora de describir su estado físico que parecía resentirse tras las previas jornadas maratonianas.

Final de infarto

En el primer set la actuación de Massú fue digna de un Zeus descansado que saltaba a la pista en estampida adueñándose del 5-0. En ese preciso momento, Fish sacó su artillería y afinando en el saque consiguió subir tres puntos, poniendo los pies del chileno sobre la tierra y lanzándole un mensaje que sería clave: para ganar el partido había que sufrir y luchar. Ambos jugadores estaban dispuestos a ello. Con el aviso en mente, Massú recuperó su saque rematando el primer set.

En el segundo set el norteamericano ajustó su juego y empezó a moverse de una forma mucho más agresiva, con saques potentísimos que empezaban a hacer mella en el chileno. Un 3 a iguales en el marcador fue la última rúbrica de Massú. En el resto, Mardy y su servicio llevaron la voz cantante.

Nubarrones grises parecían cernirse sobre el cielo andino al comienzo de la tercera etapa. Recorrieron el mundo las imágenes del chileno apoyado en la red  mirando al suelo, recibiendo masajes o con las piernas en alto. Su cuerpo parecía darse por vencido. El tercer set fue un camino de rosas para Fish, decidido a finiquitar el partido cuanto antes.

El cuarto set partía con una tensión máxima en ambos banquillos. Casi de celebración para los estadounidenses, el público de la pista central pudo presenciar el renacimiento del Ave Fénix cuando Massú comenzó a plantar cara a su rival sacando el set adelante por 6-3.

Un desenlace con tintes de tragedia

Con el partido a iguales y el cansancio apoderándose ya de los dos titanes, llegó el momento del desenlace, el punto de no retorno. Con un 2-2 en el marcador, Massú lograba romper el servicio de su rival y ponerse con una ventaja a 4. El luminoso marcaba 5-4 en el último juego en el que sacaba la camiseta roja chilena. Peloteos desde la línea de base y muchísimos nervios que no impidieron a Fish acercarse a la red para cruzar una bola y dejar a 30 iguales el juego. Justo a cuatro horas del comienzo, un fallo de Fish provocaba el punto de partido.

Con claros signos de nerviosismo, el chileno se colocaba la gorra mientras peloteaba intentando recuperar la concentración. Poco después veía alejarse la primera oportunidad de punto de partido. La devolución de Fish en el segundo servicio, sin embargo, arrojó a Nicolás Massú al suelo tapándose la cara tras conseguir, en menos de 24 horas, su segunda medalla de oro. Los números nunca se le olvidarán: 63, 36, 26, 63, 64.

La felicidad de Massú era infinita "Es el mejor día de mi vida, es increíble. Vine para hacerlo lo mejor posible y me voy con dos medallas de oro. Es algo que recordaré siempre”.

Chile recibió a Massú y González como héroes “Qué bonito que nosotros con nuestra raqueta tengamos a un país pendiente de lo que estábamos haciendo. Nunca se había ganado una medalla de oro.  La gente nunca se había sentido triunfadora. Chile se ganó dos medallas de oro y una de bronce. Increíble” declaró el adalid de Atenas.



Photos

  • Mardy Fish (USA)Mardy Fish (USA)
  • Nicolas Massu (CHI)Nicolas Massu (CHI)
  • Nicolas Massu (CHI)Mardy Fish (USA), Nicolas Massu y Fernando Gonzalez (CHI)

Últimas noticias